CRIMENES LABORALES

Hace un tiempo me encontré con un libro de un autor nacional, en el cual se exponían una serie de violaciones a derechos humanos que no solo atentaban contra unos cuantos individuos sino que involucraban sociedades y hasta países en diversos aspectos como la salud, la educación, el medio ambiente y el trabajo.

Avanzando con la lectura, el libro exponía ejemplos reales que extractaba de algunos periódicos y revistas a nivel internacional y que sustentaban sus aclaraciones y argumentos. Es así que al llegar al capítulo que concernía a los “crímenes laborales”, se citaba un artículo del periódico el Tiempo de Bogotá, del 17 de febrero de 2004 y el cual trataba del trabajo y la explotación infantil.

El artículo ubica a Víctor, un joven trabajador de 16 años de las minas del suroccidente antioqueño,  que desde hace tres labora,  desde las 6:00 a.m hasta las 3:00 p.m durante seis días a la semana, en la mina cargando bultos de hasta 65 kg de carbón; transportándolos  gateando 300 metros hasta el carro que los llevaba a la superficie, por 300 pesos el bulto ida y vuelta.

“ya no me duele porque uno esta enseñao” dice mientras se refleja su cuerpo flaco pleno de músculos, el tronco inclinado y la cabeza gacha mirando el suelo, según lo describe el articulo. Esto lo hace para mantener a su familia, su madre y sus dos hermanos de 4 y 7 años.

Así vive, junto con otros 70 muchachos en la constante amenaza de fallecer en un derrumbe y la gran posibilidad de llegar a los 25 años con profundas malformaciones corporales o con enfermedades respiratorias y de la piel que los incapacitaran prematuramente y en algunos casos de por vida.

Esta realidad que creemos lejana a veces se encuentra junto a nosotros, y la época no tiene ninguna relevancia en que sucedan abusos y violaciones como esta que sucede en pleno año 2004, hace tan solo 5 años.

 

Escrito por:

Juan David Pascagaza Hernández

Diseño de sistemas mecánicos 24800

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: